fbpx

Los beneficios a largo plazo de mantener una buena postura corporal

¿Te cuesta mantener una buena postura?  

Mantener una buena postura es indispensable  para vivir con satisfacción y calidad de vida

 

Pero..¿Qué es una buena postura?

Como decía Feldenkrais, creador del Método Feldenkrais™: “Un movimiento ideal es aquel que se hace con un mínimo de esfuerzo y un máximo de eficacia”. Lo mismo se aplica a la postura.

En su libro, “El poder del yo” dice: “Postura designa el empleo de todo el ser, para lograr o mantener este o aquel cambio de posición o configuración”….”Postura se refiere, al empleo que se hace de toda la función neuromuscular o más en general del conjunto cerebro somático, es decir la manera en como se ordena, el afecto, el móvil, el gobierno y la ejecución del acto, mientras se realiza”.

En general, todos quisiéramos movernos y vivir en un estado de orden interno, que nos permitiera disfrutar de esa armonía entre afecto, motivos y acciones. En general, siempre hay un eslabón de la cadena,  en el que surge un problema o conflicto, ya sea a nivel emocional, físico o conductual.

Cuando nuestras intenciones y acciones, están desvinculadas de nuestros afectos o emociones, empezamos a generar malas posturas.

Adoptar y mantener una buena postura va más allá de lo que imaginamos.

Lo importante, es saber en qué nos beneficia, mantener una buena postura en nuestra vida cotidiana.

Cuando mejoramos nuestras posturas, no solo mejoramos nuestra salud, sino que también somos más hábiles y perfeccionamos nuestras acciones cotidianas. 

¿Qué beneficios concretos obtendrás al adoptar y mantener una buena postura?

Veamos cuales son los beneficios de mantener una buena postura cotidiana

Te adaptarás mejor a tu entorno.

Si tenemos dificultad al sentarnos, caminar, comunicar o alcanzar objetos, no podremos disfrutar de un bienestar total cotidiano. Si generamos nuevos hábitos, sabremos gestionar mejor los imprevistos de nuestro entorno. Una de las razones, por lo que es importante mejorar sus posturas,  es sin duda, la de preservar la salud y con ella obtener una mejor calidad de vida. Adoptar una buena apostura, es conectar con la habilidad y capacidad de manejar el entorno inmediato y hacerlo con eficiencia.

Mejoraras tu bienestar cotidiano.

Al adaptarte mejor a tu realidad cotidiana, te sentirás mejor y no harás tantos esfuerzos. Encontrarás mejor tu equilibrio cotidiano. Estar sentado, desplazarse, comunicar son acciones que responden a necesidades cotidianas. Si no podemos ejecutarlas bien, no viviremos con total bienestar.

Evitarás el desgaste corporal y el estrés y aliviarás tensiones. Lo queramos o no, nuestras malas posturas, estrés y hábitos poco eficientes, generan conflictos en nuestro sistema nervioso, bajo forma de mala coordinación, cansancio y fatiga. Utilizamos gran parte de nuestra energía en compensar este desequilibrio y ello nos agota.

Te sentirás más enérgico y vital.

Si todo el cuerpo se mueve con globalidad y sin contradicciones, gastarás menos energía. Mantener nuestras tensiones y conflictos internos pide mucha energía al sistema nervioso.

Ganarás flexibilidad y reducirás esfuerzo en tus actividades cotidianas.

Ganar flexibilidad, permite más eficacia y eficiencia en nuestras acciones. Nuestra intención está mucho mejor dirigida, lo cual hace que ahorremos tiempo y energía, en la ejecución de cualquier actividad.

Serás más creativo.

Al funcionar de manera más coordinada, sin tanto esfuerzo ni desgaste y con mayor vitalidad, tendrás más acceso a tu energía creativa y a mejores soluciones a tus problemas cotidianos.

Podrás convertir tus deseos en realidad. A través de nuestros movimientos, actuamos. Si nos sentimos limitados al movernos, también lo estaremos en nuestra acción. Con una buena postura podremos concretar y convertir en acción, nuestras metas e intenciones. El dolor frena y limita cualquier pasaje a la acción.

Desarrollarás más habilidad al moverte y actuar y expresarás tu mejor potencial.

Mantener buenas posturas, refleja la manera óptima de funcionar de nuestro sistema nervioso y su verdadero potencial, fuera de malos hábitos. Adoptar una buena postura es funcionar de la mejor manera posible, desde las capacidades propias.

Preservarás tu salud y evitarás el envejecimiento prematuro.

Mantener una buena postura, estimula el sistema nervioso, que recupera su orden y su mejor funcionamiento. Así se previene el desgaste y el envejecimiento prematuro.

Tendrás un mejor control de tus hábitos y movimientos.

Serás más consciente de tus malos hábitos para corregirlos. Mayor control, significa una mejor autogestión para la salud. Trabajarás con más consciencia para adoptar mejores posturas, sea cual sea la actividad que realices.

Dejarás de somatizar por cualquier contratiempo, desagravio o conflicto.

Sentimiento, emoción, pensamiento, sensación y movimiento son los 4 factores de toda acción. Al mejorar el movimiento y la postura, mejoraras la calidad de tus emociones, pensamientos y sensaciones, lo cual mejorará el estado general de tu cuerpo-mente. Darás  paso a un mayor bienestar físico, mental y social.

Los beneficios de mantener una buena postra son múltiples y variados.

Aprendiendo desde la pedagogía corporal, obtendrás un mejor ajuste de tus  movimientos, serás más capaz de modificar tus acciones cuando lo necesites, variarlas para no caer en las rutinas y reajustarte frente a un entorno cada vez más cambiante.

No te lo pienses dos veces. ¡Comienza hoy a mejorar tu postura!

¿Quieres descubrir como adoptar y mantener una mejor postura cotidiana?

Deja un comentario

Cerrar