fbpx

Mejora tu autoestima, descubriendo como funciona tu cuerpo

¿Te ha pasado que alguna vez que has dejado perder una gran oportunidad, por miedo o porque has dudado de tu capacidad?

Si eso te ha pasado, es que es importante que mejores tu autoestima porque en algún momento, te ha faltado confianza en ti mismo.

 

La autoestima, es un sentimiento de apreciación, hacia nosotros mismos, de valor y amor propio.

Cuando tenemos confianza, tenemos seguridad y autoestima y no dudamos de nosotros mismos. Evitamos preocupaciones innecesarias, creencias limitantes y somatizamos menos.

En este artículo, te voy a hablar, de cómo mejorar tu autoestima, descubriendo como funciona tu cuerpo

¿La imagen que tienes de ti mismo, te limita o te potencia?

Seguramente, te preguntas, qué relación hay entre autoestima y bienestar corporal.

Cuando mejorarnos nuestro bienestar corporal, nos sentimos más seguros, más fuertes y capaces. Aumenta nuestra autoestima.

Moshe Feldenkrais habló del concepto de autoimagen.

Cuando oímos autoimagen podemos pensar en nuestra forma física o nuestra estética.

Por otra parte, referirnos a nuestro cuerpo, es a veces sinónimo de dolor.

No nos paramos a pensar ni por un momento, ¡En como nuestros movimientos o posturas corporales entendidas y mejoradas, pueden influir en el aumento de nuestra autoestima!

¿Te has parado a pensar cómo respiras cuando hablas frente a un público? ¿Qué tipo de emociones se esconden detrás de tus acciones cotidianas? La postura corporal habla por sí sola, tiene lenguaje propio y experiencia, aunque a veces no la sepamos entender.

Volvamos a la autoimagen. Toda acción, está formada por sensaciones, emociones, pensamientos y movimientos, que nos caracterizan y nos hacen seres únicos.

Si la autoimagen, nos hace ser más o menos capaces, la autoestima muestra la apreciación y amor hacia nosotros mismos. También refleja, cómo nos valoramos y el grado de confianza que tenemos en nuestras capacidades.

Si en todo lo que hacemos, nos apreciamos con una nota de un 10, seguramente tendremos una gran autoestima y si por el contrario lo hacemos con un 3, nuestro nivel de autoestima será bajo.

La experiencia de tu cuerpo

Nuestro cuerpo, también tiene anclada su propia experiencia, que se ha ido forjando desde la infancia. Nuestros movimientos y posturas expresan bloqueos, limitaciones, tensiones e incluso corazas forjadas, por experiencias dolorosas del pasado. Si esas experiencias, han sido agradables y felices, nuestro cuerpo reflejará flexibilidad, apertura y vitalidad. Si han sido traumáticas, nuestro cuerpo, manifestará, ese trauma. 

Vemos que cuerpo y mente no son entidades separadas. Si nos sentimos inseguros, nuestro cuerpo revelará inseguridad y si tenemos una gran autoestima, nuestros movimientos también lo expresarán. Aunque de manera superficial, compensemos el desequilibrio, en esencia, si carecemos de autoestima, nos manejaremos con falta de sostén y tensión muscular.

¿Has visto alguna vez, personas con un grado elevado de confianza? Observa como respiran y se mueven y como ello incrementa su plena energía y potencial.

Sus posturas, gestos y movimientos, manifiestan la seguridad que tienen en sí mismos y su nivel de autoestima.

¿Te gustaría mejorar tu autoestima?

Mejorar la autoestima, es elevar el nivel de apreciación de sí mismo y por consiguiente aumentar confianza y seguridad.

Nuestro equilibrio corporal, nutre la confianza en nuestras posibilidades.

Cuando conectamos con nuestras sensaciones corporales y mejoramos nuestro movimiento, que es el medio por el que actuamos,  influimos y provocamos cambios importantes, en otras áreas de nuestro cerebro, como la emocional.

Al integrar nuestro cuerpo e aumentar la seguridad en el, aumenta la confianza en nosotros mismos y la autoestima y nos sentimos más poderosos y hábiles cuando pasamos a la acción.

 ¿Cómo puedes mejorar tu autoestima? 

 Lo importante es comprender como funciona nuestro cuerpo, para liberarlo de las tensiones del pasado y de las que vamos acumulando, día tras día.

Las técnicas somáticas, trabajando el aprendizaje y desarrollo del movimiento,  la sensación y consciencia corporal y su relación con la biología del cuerpo, permiten entender como funcionar bien, con nuestro cuerpo y nuestra mente.

Desarrollan un sentimiento de integración y globalidad de nosotros mismos y reducen la distancia, que existe entre lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos.

¿Cómo funciona?

Veamos cómo funciona esto. Toda acción, va acompañada de una sensación, de un movimiento, de una emoción y de un pensamiento. No podemos comer nuestro plato preferido, sin notar una sensación (¡de placer!), hacer un movimiento (¡el de masticar!), sentir una emoción (¡de alegría!) y pensar lo rico que esta (¡tener pensamientos positivos de felicidad!).

No podemos expresar la ira, sin la sensación corporal que la acompaña: alterar nuestro cuerpo y prepararlo a reaccionar ante el objeto de nuestra ira.

Todos estos factores interactúan y se influyen mutuamente. Cambia la experiencia de uno y cambia la experiencia de todos. Si se modifica nuestra experiencia física, modificaremos nuestras emociones, pensamientos o sensaciones.

Esta teoría lo desarrolló Moshe Feldenkrais en su famoso Método Feldenkrais™ y en el concepto de autoimagen.

Cuando modificamos nuestros hábitos motores y sensaciones corporales, para movernos y actuar mejor, empezamos a entender mejor nuestro funcionamiento, haciendo un mejor uso de nosotros mismos. Nuestra autoimagen se vuelve más completa y confiada en nuestros movimientos.

Esta nueva configuración neuronal, se contagia por el tejido cerebral,  a otras áreas del cerebro, por lo que indirectamente, también modificamos nuestra manera de pensar y de sentirnos.

A través de un mejor funcionamiento corporal, influimos en hábitos de pensamientos y emociones y si mejoramos estos hábitos, mejoramos el nivel de apreciación de nosotros mismos y nuestra habilidad.

Nos sentimos más completos y recuperamos un nuevo equilibrio físico, mental y emocional.

Si cambias lo que sientes, cambias lo que piensas y si cambias lo que piensas, cambias tu acción. El sentimiento de que no vales lo suficiente, desaparece si te sientes integrado en tu cuerpo.

Haz la experiencia de sentir tu cuerpo

Siente su fluidez, cuando caminas, paseas o realizas cualquier otra actividad.

¿Notas más seguridad al conectar con tu cuerpo?

¿Recuperas esa sensación de calma y conexión que perdiste en el pasado? Quizás disfrutes más del momento presente. Es posible que ello, te ayude a visualizar mejor quien eres, como funcionas, cuál es tu capacidad e incluso manifiestes algún sueño olvidado.

Entiende el lenguaje de tu cuerpo

Si entiendes tu cuerpo, conectarás con el lenguaje de las sensaciones  y podrás comprenderlas.

Piensa en algún momento de tu vida, donde disfrutabas de una buena autoestima y fuiste capaz de valorarte con éxito para alcanzar un objetivo  ¿Cómo era tu postura? ¿Cómo era tu andar y tus movimientos? ¿Cómo sentías tu cuerpo? Seguramente expresaba la emoción del momento y el impulso necesario para seguir adelante, costará lo que costará con inteligencia y coherencia.

Tus movimientos y posturas expresaban ese estado de poder interno, con total coherencia

Puedes recuperar ese poder interno, entendiendo como funciona tu cuerpo. Y si recuperas tu poder interno, aumentas tu autoestima.

Tomate un momento y cierra los ojos. ¿Qué sientes dentro de ti? ¿Qué te dice tu cuerpo?

La realidad del cuerpo o del movimiento es tal, que, al poner atención en ella, dejamos de engañarnos y conectamos con una experiencia más verdadera y transformadora.

¿Qué tipo de realidad o idea de ti mismo, te refleja tu cuerpo? ¿Cómo haces el puente entre lo que sientes en tu cuerpo y lo que piensas o crees en tu mente?

La toma de conciencia de nuestras vivencias corporales y el aprendizaje para entender y liberar las tensiones y bloqueos de nuestro cuerpo, nos conducen, a comprender lo que obstaculiza nuestra capacidad y a liberar nuestro potencial.

Entender cómo funciona nuestro cuerpo, liberándolo de sus tensiones, es sin duda el camino directo, hacia una mejor autoestima y seguridad en nosotros mismos.    

¿Estás dispuesto a mejorar tu autoestima? Reflexiona sobre este artículo y en lo que puedes aplicar para reforzar el amor y la apreciación hacia ti mismo.

¿Quieres que te ayude a mejorar tu autoestima? 

Deja un comentario

Cerrar